Este es tal vez el margen menos visible y, por eso, más difícil de reconocer en la poesía oquendiana. Resulta pues, extraño, asociar el caos como visión personal a la agilidad, a la frescura y –en algunos poemas– a la desmesurada ternura del autor de “5 Metros de Poema”. Pero, entanto (sic) que testigo y producto de su tiempo, Oquendo vivió –y escribió– la crisis de la sociedad capitalista en la década del 20.

"En este poema se reflexiona sobre la (im) posibilidad de la palabra para un locutor joven, supuestamente diestro en el uso de la lengua, pero que no puede capturar ni representar detalladamente los atributos de su madre sino desde el lente del niño, a partir de juegos y comparaciones con otros objetos de la naturaleza y la cultura".  (Gloria María Pajuelo Milla).

"En estas dos semanas, el trabajo consistía en realizar una composición en donde podamos usar en conjunto el texto e imágenes, representando un poema de las cinco opciones que nos dieron a elegir. En mi caso, yo elegí el poema: New York de Carlos Oquendo Amat". [María José Yacila Sánez]

"Poema" de Carlos Oquendo de Amat. Poesía dedicada a su madre, doña Zoraida Amat Machicao". "Un poema tierno, sincero, principalmente luminoso por la fuerza con la que el poeta comparte para el mundo el amor hacia su mamá, quien hace brillar para él la mañana".  Este poema delicado rinde cuenta de los atributos del caracter de la madre del poeta, a modo de homenaje manifiesto por una "sonrisa en papel japón"; pues el washi es terso, resistente y transparente. El yo poético recrea en sus versos las propiedades de este material para hacerlo metáfora de su amor filial por su madre, a quien menciona también venciendo la crisis y penurias económicas cuando "los expendedores disminuyen el precio de sus mercancias".

Plus d'articles...

¡Bienvenido! Inscríbete por email a nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones de noticias, novedades y eventos.